Nearshoring: el ascenso de México

Incremento de la contratación en bodegas industriales, desafía al mercado laboral estadounidense
26 junio, 2020
Por pandemia, se reconfiguran las entregas de última milla
26 junio, 2020

Nearshoring: el ascenso de México

Los costos laborales competitivos, el T-MEC y los efectos persistentes de una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China han generado que México gane participación en las importaciones, lo que permite que el nearshoring sea la opción más destacada para ganar inversiones.

El crecimiento continuo de México depende de las inversiones para la reubicación a largo plazo de la capacidad de producción.

Por otro lado, en los últimos dos años Estados Unidos y China, generaron una guerra comercial que sacudió a los productores estadounidenses, obligándolos a evaluar y remodelar sus redes de suministro, abriendo el camino para que México ganara un lugar más prominente entre los países que exportan productos manufacturados a los Estados Unidos.

De acuerdo con el séptimo reporte anual de reshoring de Kearney, en 2019, durante los últimos siete años, el índice Near-to-far (NTFR) ha oscilado entre el 36% y el 38%, es decir, por cada dólar de importaciones de manufacturas de Estados Unidos procedentes de los Low Cost Countries asiáticos, hay aproximadamente 37 centavos de importaciones de manufacturas de México.

Este índice analiza el cambio de las importaciones que hace Estados Unidos hacia los Low Cost Countries, también conocidos como LCC (China, Vietnam, Filipinas, Malasia, Indonesia, Pakistán, Sri Lanka, Taiwán, Tailandia, Bangladesh, India, Singapur, Hong Kong y Camboya) y el nearshore en México.

Sin embargo, en 2019, se generó un cambio hacia México, del 38% en 2018 al 42% en 2019. En términos de valor en dólares, las importaciones totales de manufacturas de México a los Estados Unidos aumentaron un 10% entre 2017 y 2018, de 278 mil  millones de dólares a 307 mil millones de dólares, y otro 4% entre 2018 y 2019, hasta un valor total de importación de 320 mil millones de dólares.

La  guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como la renegociación del T-MEC han acelerado el flujo de producción a México. Además, la imposición de aranceles a China de la Sección 301, la importación de bienes de la Clasificación 33 del SCIAN (Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte) de México, que son la mayoría de sus exportaciones a Estados Unidos, aumentaron en un 11% de 2017 a 2018, lo cual representa el mayor incremento en tan solo un año desde 2011.

Y como los aranceles de la Sección 301 se incrementaron aún más en 2019, las importaciones correspondientes de México aumentaron un 4%, lo que representa 11 mil millones de dólares.

Cuando dichas cifras se analizan en combinación con una fuerte disminución de las importaciones de China relacionada con los aranceles, los números sugieren fuertemente que algunos fabricantes estadounidenses han utilizado a México como sustituto de las importaciones de manufacturas.

En comparación con los países asiáticos, la competitividad de los costos laborales de México sigue mejorando. Por ejemplo, el salario real CAGR (Compound Annual Growth Rate) en los últimos cuatro años para los trabajos de manufactura en China fue del 7%, mientras que en México fue de solo 5%.

Además, México tiene una base de producción comparable a la de China, al menos en ciertos aspectos, lo que permite a las empresas tener una capacidad de nearshoring sin necesidad de realizar inversiones masivas en el reciclaje de la mano de obra o en la construcción de nuevas infraestructuras.

Los componentes se pueden obtener de Estados Unidos, ensamblado en México, y enviado de vuelta a los Estados Unidos en un corto período de tiempo. Incluso cuando se añade el costo de la logística de importación y exportación, el arbitraje laboral en México puede ahorrar a los productores entre el 20 y el 30% frente a su costo de producción en Estados Unidos.

De igual forma, México se beneficia de la presión de los minoristas estadounidenses para acortar los plazos de la cadena de suministro que presionan a sus proveedores para que cumplan con los objetivos de entrega a tiempo y en su totalidad (OTIF), e imponen sanciones económicas por las desviaciones de sus compromisos con la OTIF.

«Hecho en México» podría ayudar a los fabricantes a cumplir las exigencias de la OTIF con menos capital de trabajo; ya que se tarda un 75% menos de tiempo en transportar las mercancías al cliente desde México en comparación con Asia.

Oradel y su papel en el nearshoring en Mexico

Oradel Industrial Center es un referente para el crecimiento del nearshoring en México, ya que su ubicación hace que las exportaciones hacia Estados Unidos se realicen de una forma eficaz.

Además, el parque industrial ubicado en Nuevo Laredo representa una opción viable para empresas internacionales que busquen establecer sus operaciones en México se encuentren a tan solo 10 minutos de los puentes internacionales con Estados Unidos.

Open chat